EL CÓNDOR ANDINO Y EL FASCINANTE SUR DE AYACUCHO

EL VALLE DEL SONDONDO, MARAVILLA DONDE SE PUEDE VER AL CÓNDOR ÁNDINO (Prensa: Luis Cunza / Video: Tiempo Xtremo)

press to zoom

EL VALLE DEL SONDONDO, MARAVILLA DONDE SE PUEDE VER AL CÓNDOR ÁNDINO (Prensa: Luis Cunza / Video: Tiempo Xtremo)

press to zoom
1/1

17 de mayo de 2018

Si quieres conocer un lugar diferente y vivir la aventura, tienes que viajar al Sur de Ayacucho, específicamente a la provincia de Lucanas, donde podrás bailar al son de la Danza de Tijeras, pasear por sus Andenes o respirar el aire por donde vuela el Cóndor Andino.

Llegar a esta parte del Perú es muy fácil, primero se puede viajar en bus o camioneta, vía Lima - Nazca, unas seis horas de camino, para luego tomar la carretera interoceánica, unas tres horas más, hasta el distrito de Puquio, capital de la provincia de Lucanas, llegando así a un “mundo fascinante” lleno de cultura y tradición, donde predomina la Danza de las Tijeras, manifestación cultural que se originó como respuesta a la invasión española que quiso destruir sus costumbres y creencias.

MIRA ESTE ESPECIAL DEL VIAJE AL SUR DE AYACUCHO…

Andamarca, es la capital del distrito de Carmen Salcedo, lugar privilegiado por conservar sus Andenes desde las épocas pre colonia. Sus valles están llenas de andenería, donde incluso aún se cosechan diversos tubérculos como la papá que en estos tiempos se pueden encontrar en tres variedades, además de ser un lugar donde se alojan las mismas tradiciones familiares que han perdurado de generación en generación.

ANDAMARCA, LUGAR PRIVILEGIADO POR SU VARIADA ANDENERÍA (Prensa: Luis Cunza / Video: Tiempo Xtremo)

press to zoom

ANDAMARCA, LUGAR PRIVILEGIADO POR SU VARIADA ANDENERÍA (Prensa: Luis Cunza / Video: Tiempo Xtremo)

press to zoom
1/1
Para terminar, tenemos el distrito de Chipao, que posee una maravilla única en el Perú que es el Valle del Sondondo, mirador del Cóndor Andino que en un mal día puede ver pasar unos veinte cóndores, algo que no se puede observar en otro lugar de nuestro país.